Autor Tema: Champion Jack Dupree, por Ramón. 5ª entrega  (Leído 1005 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Azul

  • Publico
  • Vicioso del Rincon
  • *
  • Mensajes: 5.423
Champion Jack Dupree, por Ramón. 5ª entrega
« en: 17 Febrero 2011, 12:56:42 »
3. EUROPA, 1959

“Cuando abres un piano sientes la libertad. Nadie puede tocar con las teclas blancas e ignorar las negras. Las necesitas todas para crear armonía. Y eso es lo que todo el mundo necesita: Armonía”
CH. J. Dupree. “Freedom Blues”. 1989.

En el 59 conoce a los críticos franceses  Marcel Chauvard y Jacques Demètre que lo entrevistan en Brooklyn para la revista “Jazz Hot”. Los seis artículos que Chauvard y Demètre escribieron en “Jazz Hot” se publicarían posteriormente, en 1994, con el título Voyage au pays du blues por la editorial Clarb. Con Demètre intercambia una abundante correspondencia durante los meses siguientes y gracias a sus gestiones es invitado a participar en una gira por Inglaterra. Dupree encuentra en su primera visita a Europa un terreno más apropiado para un pianista de blues que en unos Estados Unidos en los que  -a pesar de que “Blues From The Gutter” tuvo un cierto reconocimiento incluso ente la audiencia blanca- el gusto de los amantes de la música negra se orientaban al be-bop y otros tipos de jazz. El eterno tema de la discriminación (la primera impresión que recuerda de su llegada a Europa es el grato recuerdo y la sorpresa de que el policía de la aduana del aeropuerto londinense le recibiese llamándole “Señor”.) también influyó en su decisión de permanecer en el viejo continente: “Aunque en todas partes encuentras racistas pero aquí hay muchos menos. Soy un invitado del mundo de la música y formo parte de él. Me siento tratado como cualquier persona y he encontrado mucho más respeto hacia mi música en Europa. Sólo volveré a los Estados Unidos cuando construyan un puente entre Londres y Nueva York”.
En un principio fijó su residencia en Zurich, pero al poco tiempo, tras enviudar por segunda vez, se casó con una inglesa de nombre Shirley, treinta años menor que él y estuvo viviendo y trabajando en Halifax, Yorkshire; al norte de Inglaterra entre las ciudades de  Manchester y Leeds. Halifax es un núcleo industrial dotado de una bonita arquitectura que actualmente cuenta con 193.000 habitantes y que  desde principios de los sesenta contaba con el club “Mojo”, donde operaba Meter Stringfelloow, un dj pionero que contaba con una excelente colección de discos de Blues y R&B.
Suecia, Suiza, Dinamarca y Alemania serían más tarde sus países de residencia mientras giraba por toda Europa y realizaba un importante número de notables -y algunas prescindibles- grabaciones.
Pionero entre los músicos que vinieron a establecerse en Europa en una época en la que en Estados Unidos el interés por el blues había mermado, hasta el punto que luminarias como B.B.King  veían reducida a actuar en los casinos de Las Vegas, “Champion” Jack Dupree atrajo pronto la atención de aficionados y músicos locales.
Aunque las primeras visitas de músicos como Leadbelly, Big Bill Broonzy, Brownie Mc Ghee y Sonny Terry, Josh White y otros a Francia, Bélgica y ocasionalmente a Inglaterra y otros países ya habían tenido lugar a finales de los cuarenta y durante toda la década de los cincuenta, su llegada  (y la de algunos otros bluesman, como Memphis Slim (otro pianista que en el 62, tres años después que “Champion”, se asentaría en París auto proclamándose en “Embajador del Blues en Francia”) a la Europa de principios de los 60  tuvo una importancia decisiva de muchos músicos tuvieron oportunidad de tomar contacto de primera mano con uno de sus protagonistas. El blues británico fue posible gracias a la existencia de estos hombres auto exiliados, que aportaron la fuerza del directo y el aprendizaje en las tablas a una generación de jóvenes músicos que sólo habían tenido oportunidad de conocer el blues a través de los discos. La historia de la gestación del blues en Inglaterra -y en toda Europa- es, en parte, la historia de las grabaciones que los bluesmen que cruzaron el Atlántico hicieron con músicos locales.
Jack tenía las ganas y el interés necesario para ser un excelente maestro. Según palabras de Colin Cooper “Era muy exigente con los músicos que tenía cerca y le encantaba dar lecciones improvisadas antes de las giras sobre varios aspectos del blues. Y nosotros, naturalmente, aprovechábamos esa oportunidad”. Y durante las tres décadas siguientes, un buen número de músicos repartidos en diferentes países por todo el continente tuvieron la inmensa suerte de recibir sus enseñanzas y compartir escenario con él. Algunos incluso contaron con el privilegio de recibir una tutela personal durante el periodo en el que cruzaron sus vidas con el pianista.
Tras su llegada a Europa “Champión” Jack Dupree se convirtió en un lector infatigable manifestando su predilección por las obras de Dickens y Shakespeare, uno de los Lps que grabó en Paris en 1971 recibió el título de “Shakespeare Says”.



Champion of the blues

En el 59 graba en Londres “Champion Of The Blues” (Atlantic), y, para el mismo sello,“Natural And Soulful Blues”, con el bajista Jack Fallon (una figura del jazz británico que, tras haber grabado y compartido escenario con músicos tan dispares como Sara Vaughan, Count Basie, Django Reinhardt, Big Bill Broonzy, Eric Clapton  y los Beatles, falleció en mayo de 2006) y Alexis Korner a la guitarra en cuatro de los temas. Tres años después Korner, junto con Ciryl Davis y otros amigos formarían Blues Incorporated y grabarían “R&B From the Marquee”, el primer disco de una banda de blues inglesa.
De esa primera época en Inglaterra apareció en el mercado en 2008 un disco que recoge tres temas grabados en directo en el London Jazz Club el tres de diciembre de 1959. Champion está acompañado por Graham Burbidge a la batería y Dick Smith al bajo. Ambos músicos eran miembros habituales de la Chris Barber Band. El disco en el que están recogidas y remasterizadas es segundo volumen de “Lost & Found”, tres cds en los que se recopilan grabaciones en directo en las que la banda de Barber acompaña a destacados músicos de Blues en las giras que estos realizaron por Gran Bretaña a finales de los cincuenta y principios de los sesenta. Los temas incluidos son ‘Merry Christmas Baby’, ‘Mother-In-Law Blues’ y ‘When Things Go Wrong’. La edición corre a cargo del sello “Blues Legacy “ y se puso a la venta el día 10 de marzo en Inglaterra y el 20 en el resto de Europa.
Pasados unos cuantos años de la muerte de “Champion” la televisión británica emitió un documental en el que otro de los músicos a los que marcó la música del pianista, Paul Jones (Manfred Man) revisa la etapa inglesa que Jack pasó en la población de Halifax y entrevista a su familia que aun reside en la misma casa en la que lo hacían en aquellas épocas.
En 2003 la propia ciudad de Halifax quiso rendirle tributo, y el día 14 de febrero celebró un concierto en el Viaduct Theatre con la intención de recaudar fondos para encargarle a Ian Judd, un escultor local, un busto en bronce de “Champion”. Al final el homenaje se quedó en una placa instalada en el vestíbulo de un centro dedicado a las artes.
En el 60 el crítico inglés Paul Oliver escribe un artículo de cuatro páginas sobre su obra para el número 19 de la revista “Jazz Monthly”. Mientras, le encontramos asentado en Zurich, Suiza, donde, siendo habitual del club “Africana”, hace amistad y grabaciones con el joven guitarrista local de 19 años Chris Lange, que más tarde se convertiría en otro de sus sideman. Con él realizaría tres sesiones; la primera en Zurich, el 8 de abril del 61, con la adición de Fritz Rüegg, al bajo y Bobby Reutwiler a la tabla de lavar, tendría como resultado el disco “Woman of the blues”, editado por Folkways.
El tres y el cuatro de octubre del mismo año, esta vez en Copenhague y en formato de dúo grabarían “Trouble, trouble”, que vería la luz en el sello Storyville, y otros cortes de esa sesión, junto con los grabados en el mismo lugar con el bajista Mogens Seidelin y un batería desconocido durante el 14 y 15 de julio del 62, formarían “The Best of the Blues”. En las mismas fechas, y con la misma formación pero excluyendo la guitarra, se grabarían los cortes de  “Portraits in Blues Nº 5” también para Storyville.
Chris Lange no volvería  a grabar con Champion Jack Dupree hasta 1974 cuando se reuniesen con el grupo suizo Freeway 75 para un concierto en Zurich que, grabado en directo, vería algún tema incluido en el cd. “Bad Luck Blues”, editado en 1974 y reeditado en 2003 por el sello “Blue Nose”. A pesar de ello, Lange mantendría contacto con Dupree hasta la muerte de éste.



Chris Lange en 1961

También en el 60 y en Dinamarca rendiría tributo a Leroy Carr interpretando cuatro canciones suyas en un EP publicado por Storyville, una idea que sería retomada hacia el final de su vida. En Septiembre de ese año tiene lugar una serie de sesiones para el experto en piano de blues Francis Smith. En octubre del 61, de la mano del promotor Philippe Hauvuy lleva a cabo su primera gira francesa visitando las ciudades de Bayonne, Bordeaux, Montauban, Pau, Limoges, Le Mans, Dieppe, Rennes, Metz, Nancy, Paris y Alger; volvería a girar por Francia al año siguiente y en otras muchas ocasiones. También en 1961 es entrevistado por Tony Standish para la revista inglesa Jazz Journal.
En 1963 graba junto al bajista Bob Carter y el batería Joe Harris el tema “Wine, Whiskey, And Gin Head Woman” para ser incluido en la colección “Americans In Europe”, supervisada por el crítico de jazz Joachim Ernst Behrendt.
El estilo de Dupree en aquellas épocas conserva toda la rudeza y el vigor directamente heredado del barrelhouse y el boogie woogie, sin innecesarios adornos rebuscados y aderezado con unas letras inteligentes y precisas que tocan tanto temas tradicionales en el blues (cárceles, mujeres, alcohol -aunque unas veces suele describírsele como un bebedor moderado y otras se habla de una excesiva afición a la botella, y pese a que manifestase en algunas canciones ser consumidor de marihuana, nunca tuvo ningún problema de adicción a esa u otras sustancias, incluso compuso una canción en la que advierte del peligro del abuso de la cocaína en la época en que ésta comenzó a consumirse en los Estados Unidos-)  como otras cargadas de humor o con claras referencias sociales a favor de los cambios que una gran parte de la juventud y la sociedad americana reclamaba en los años sesenta, criticando sin tapujos la política de presidentes como Ford y Reagan e incluso apoyando abiertamente la intervención rusa y cubana en la guerra de Angola en el tema “Angola Here I Come”.
En otros de sus temas, como en las múltiples versiones de ”Harelips Blues”, Dupree recurre al viejo truco de buscar un efecto cómico imitando defectos en la dicción. Este recurso -que también ha sido utilizado por otros bluesmen como Lightnin’ Hopkins, Memphis Slim o Bobby Blue Bland- es una técnica común en los veteranos del “entertainment” a la hora de buscar la carcajada que también ha sido una técnica habitual en predicadores y vocalistas de blues, con la distinta función de remarcar algunos momentos particularmente emotivos o dramáticos de la letra. Es de destacar que, a diferencia de otros como John Lee Hooker que evidencia en las entrevistas un ligero tartamudeo que desaparece a la hora de cantar, “Champion” no dio nunca muestras de ningún problema de este tipo excepto en las ocasiones en las que lo utilizaba deliberadamente.
 Todo ello le hizo merecedor del reconocimiento en Europa por parte de la crítica y los aficionados lo que ayudó a acrecentar su carrera y a aumentar el número de giras y conciertos. En escena era un hombre comunicativo, ameno y con gran sentido del espectáculo que en algunos momentos no dudaba en levantarse del piano y marcarse un bailecito recordando sus épocas del Cotton Club de Indianápolis. Era además un experto en ganarse al público gastando bromas y desgranando anécdotas en la mejor tradición de los story-teller. Su canción “Big Leg Enmma’s”  narra al ritmo del piano y en forma de humorística conversación con el guitarrista Tony Mc Phee, en la versión de 1966¸ una redada policial en un barrelhouse y ha sido considerada uno de los antecedentes del rap.
Analizando el estilo de Dupree al teclado, su amigo, compañero de andanzas musicales y también pianista Axel Zwingenberger contaría años más tarde: “Él se consideraba un artista antes que un intérprete de piano, un cantante que se acompañaba con ese instrumento. Si lo miramos desde un punto de vista convencional, podríamos decir que lo que tocaba no tenía nada que ver con las clases que pudo haber recibido en su juventud. Ejecutaba una base de boggie y lo aderezaba con técnicas muy poco ortodoxas sacando sonidos que nadie más podía producir. Algún erudito pianista de jazz llegó a menospreciar su estilo hablando mal de él; pero Jack sabía que lo que cuenta es lo que puedas expresar, tu propio sonido y el sentido del ritmo. Y de todo eso le sobraba.
Interpretaba como nadie el swing blues de Nueva Orleáns, un estilo que yo llegué a conocer bien a fuerza de tocar con él pero que nunca pude tocar de la misma manera mientras el vivía. Ahora puedo hacerlo de vez en cuando, pero nunca será igual porque él era el original y su personalidad nunca podrá suplantarse.
Aprendí mucho de él, siempre se tomaba el tiempo necesario. Tardaba mucho en empezar a cantar y pasábamos horas improvisando. Llegamos a pasar hasta trece horas y media tocando del tirón. Sin lugar a dudas fue uno de los músicos con mayor carga expresiva que he conocido. Puro feeling”.



4. INGLATERRA, 1963.

“Trabajar con él fue un placer. Parecía disfrutar de todo lo que hacía y nunca encontré un rasgo de cinismo en su música. Como otros muchos ex boxeadores parecía haber dejado la agresividad en el ring, prefiriendo llevar sus asuntos con elegancia y diplomacia”
Colin Cooper

Residiendo en Dinamarca y de visita Londres, trabaja con Chris Barber (uno de los mejores y más veteranos músicos del jazz inglés que dirige la banda y se hace cargo del trombón y las partes vocales, Chris siempre tuvo una especial inclinación hacia el blues y el R&B y ya había tenido contactos con Dupree al poco tiempo de que este hubiese llegado a Europa).
No mucho más tarde, vuelve a grabar, esta vez con la Keith Smith's Climax Jazz Band,  un grupo formado en el 63 bajo la batuta del trompetista que le daba nombre. Colin Cooper, saxofonista de la banda, que formaría (ejerciendo como cantante y armonicista) la Climax Chicago Blues Band en el 67, manteniéndola todavía en activo, cuenta que por la época Dupree trabajaba con un grupo de Sheffield llamado (¿para qué complicarse?) “The Sheffields” (grabaron tres singles a la manera de los Stones para el sello Pye y acompañaron a Memphis Slim en su gira inglesa del 64), parece ser que en un bolo en el que el grupo tuvo problemas y no pudo estar presente, Colin y sus  amigos tuvieron la suerte de sustituirles. Keith Smith tenía predilección por la música de Nueva Orleáns y no tuvo hubo ningún inconveniente en que la “Climax Jazz Band” acompañase a Dupree en ese bolo y en el resto de la gira. Junto a “Champion“ Jack Dupree grabaron “London Special”, un EP a 45 r.p.m. que contenía cuatro temas el 26 de Junio del 64.
Con posterioridad, y en compañía de su propio grupo, más orientado al blues eléctrico, Colin Cooper acompañó a Jack en el club  B.R.C de Stafford en varias ocasiones, le recuerda como un hombre “no demasiado corpulento y físicamente algo parecido a Little Walter, pero que en una ocasión vio que seis de nosotros bajábamos un piano vertical desde un piso alto hasta la planta baja. Inmediatamente nos mandó parar y nos dio una lección teórica sobre la forma de mover un piano. Luego pasó a supervisar la operación ¡haciendo él mismo la mayoría del trabajo duro!”
Para Cooper, una de las anécdotas más calificativas del carácter de “Champion” Jack Dupree tuvo lugar durante una de sus giras. Actuaban cerca de casa y los chicos aprovecharon para hacer una visita a la familia. Jack quedó instalado en un pequeño pub que ofrecía alojamiento en régimen de “cama y desayuno”, un sitio pequeño “frecuentado por viajantes de comercio y gente de ese tipo, cuyo bar contaba con una clientela de trabajadores locales  con poco o ningún conocimiento de lo que es el blues”.  Ese día Jack se levantó y desayunó tarde, bajó a tomar una copa y se encontró con un piano en el local. Cuando, por la tarde Colin llegó a buscarle el local estaba hirviendo “...había puesto la casa patas arriba con un concierto improvisado. Mucha gente llegó tarde a trabajar y durante semanas no se habló de otra cosa. Todo el mundo quería saber quien era....”


Colin Cooper

Colin Cooper formaría en 1968 la “Climax Chicago Blues Band”, banda de culto en el Blues británico, con la que grabaría 18 discos y alcanzaría éxitos notables durante los años setenta. El tres de julio de 2008 falleció en su Stafford natal.
Hasta pocas semanas antes, a pesar de que el cáncer ya había sido diagnosticado continuó actuando con la banda que, con una experiencia de 40 años y 18 discos en el mercado, continuaba en activo. Habían cambiado su nombre por “Climax Blues Band” y Cooper era el único componente de la formación original. El 27 de julio del año 2007, algunos afortunados aficionados españoles tuvieron la suerte de verle en el Festival de Blues de Antequera.

Autor: Ramón del Solo
« última modificación: 17 Febrero 2011, 16:18:25 por Azul »

Desconectado Ramón

  • Publico
  • En el Rincon
  • *
  • Mensajes: 176
    • Bluespain
Re:Champion Jack Dupree, por Ramón. 5ª entrega
« Respuesta #1 en: 22 Febrero 2011, 11:14:23 »
Un flyer de 1961.