Autor Tema: Champion Jack Dupree, por Ramón. 3ª entrega  (Leído 1149 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Azul

  • Visitante
Champion Jack Dupree, por Ramón. 3ª entrega
« en: 05 Febrero 2011, 18:53:11 »
1.2. Los inicios

Cuando Jack contaba siete años de edad, Nueva Orleáns conservaba todavía muchas de las particularidades que la habían hecho única. Jelly Roll Morton, que al igual que Jack pasó la adolescencia curtiéndose en la vida como pianista amenizando las actividades de distinguidos clientes en barrelhouses y otros tugurios que oscilaban entre la denominación de “casinos” a la de “tabernas”;  definió los locales diciendo: “Esos garitos estaban abiertos las 24 horas del día, y no era raro que un hombre fuese arrojado a la calle muerto. Entre su clientela se encontraban las mujeres públicas del más ínfimo nivel, y sus principales ingresos se derivaban de las partidas amañadas que organizaban, esperando que llegase algún pardillo para desplumarlo” . En esa época conoció a otro joven músico de nombre Roy Bird, que más tarde sería conocido como “Profesor Longhair” con el que se cuenta que intercambiaba lecciones de canto por otras de piano.
Parece ser que el joven William Thomas llegó a a tocar en alguna ocasión con las bandas de Chris Kelly, Kid Rena y con mayor certeza en la de Papa Celestin, un trompetista que llegó a la ciudad en 1906 y al poco tiempo formó la “Tuxedo Brass Band” que colideraba con el trombonista William Ridgely y con la que realizó sus primeras grabaciones para Okeh en 1925, Louis Armstrong también había hecho los primeros pinitos en su orquesta.



Tuxedo Brass Band

Sus principales tutores musicales fueron algunos de los grandes músicos que ejercían en la “Crescent City”; nombres como Tust Washington, Sullivan Rock, Sonny Kid Wheather, Yellow Butch y la leyenda del boggie Willie “Drive 'Em Down” Hall, un pianista habitual de los locales (especialmente de Noonie’s) de la calle Rampart al que llamaba “mi padre”, que nunca llegó a grabar  y con el permanecería hasta su muerte en 1930. “Me llevaba con él y mientras le acompañaba,  permanecía a su lado viéndole tocar”.  De Willie aprendería Dupree no sólo técnica y trucos a la hora de sentarse al taburete del piano si no un extenso repertorio de canciones tradicionales que le acompañaría durante toda su vida, muchas de esas canciones (composiciones de Willie “Drive 'Em Down” Hall o de otros músicos de los que ni siquiera conocemos el nombre) sólo han llegado hasta nosotros adaptadas por Dupree a su propia manera de hacer las cosas y sus versiones constituyen la única manera de acercarnos a una parte, más o menos perdida, de la tradición musical de Nueva Orleáns.
Según sus propias declaraciones, por esos años cuando fue testigo fortuito del asesinato de un negro por parte de unos jóvenes blancos que “sólo buscaban diversión”. El suceso influyó notablemente en la posterior decisión de abandonar el sur.
En la primera década del siglo pasado Willie “Drive 'Em Down” Hall, compartió fama y amistad con otra leyenda de la que no nos han llegado grabaciones, Mamie Desdoumes; una vocalista que, a pesar de faltarle dos dedos de la mano derecha, se acompañaba al piano para interpretar blues al estilo “down home”en los burdeles y tabernas de la calle Perdido, en el centro de “Back’ O’ Town”, la zona para negros del barrio de Storyville que fue la cuna de Armstrong y donde el cornetista Buddy Bolden, trabajaba de peluquero por las mañanas y tocaba jazz por las noches antes de que el alcohol y la locura le enviasen a un hospital y arruinasen su carrera. Allí la vieron actuar y más tarde escribieron sobre ella los pocos datos que se conocen Jelly Roll Morton, el también pianista Bunk Jonson y algunos otros de sus contemporáneos.
En una ocasión Dupree aseguró haber asistido como espectador a una de las visitas a la ciudad del espectáculo de Ma Rainey. Años más tarde, a mediados de la década de los treinta, en Cotton Club de Indianápolis y junto a la vocalista Ophelia Hoy ofrecería actuaciones en la que recreaban el mundo de vadeuville y el clasic blues cuando el estilo era ya un anacronismo.
 Dupree se iniciaría profesionalmente con el repertorio de su tutor, tocando las canciones que había aprendido de él, pricipalmente versiones de viejos blues y baladas tradicionales como “Stack-O-Lee”, “Frankie & Johnny” o “How Long”.
 Más tarde rescataría la memoria de su padre adoptivo Willie “Drive 'Em Down” Hall al sacar a la luz una de sus mejores composiciones “Junker´s blues” en el año 41; en el 49 Fats Domino la convertiría en un éxito rebautizándola "The Fat Man"; Professor Longhair la llamó "Junko Partner"  y Lloyd Price la grabó como  "Lawdy Miss Clawdy". De alguna manera fue la forma de agradecer a su tutor las enseñanzas recibidas, convertir en un clásico una de sus composiciones.   

2. RUMBO AL NORTE, 1930

“Los emigrantes recién llegados a la ciudad crearon un mercado de características especiales que fue cobrando una importancia creciente. Estos consumidores demandaban una música que les recordase su entorno familiar y les tranquilizase en su nuevo e inhóspito ambiente. De hecho, deseaban mantenerse en contacto con sus antiguos amigos, a la vez que pretendían adoptar un aire urbano y sofisticado.”
“Historia del Blues”. Paul  Oliver.

2.1. “Champion”

En 1930, como tantos otros, Jack emigró al norte en busca de mejores oportunidades. La época de las migraciones tuvo como consecuencia que muchas poblaciones como Indianápolis, Detroit, Chicago o St. Louis viesen multiplicada considerablemente su población de color en tan sólo una década, generando un público potencial de inmigrantes sureños que, a pesar (o a causa) de las  duras condiciones de vida, la falta de trabajo y el hacinamiento en los ghettos de nueva creación, estaban deseosos de una buena ración de blues y boogie. Por otro lado, una línea de ferrocarril parte de Nueva Orleáns y lleva hasta Birminghan (Alabama), Nashville, St Louis e Indianápolis, donde continúa por la Pensylvania Railroad hasta Chicago. El camino no era tan habitual en músicos de Louisiana como en los originarios de los estados de Texas, Alabama o Mississippi que crearon la leyenda del bluesman itinerante que guitarra en mano recorría los campamentos de ”hobos” (los vagabundos de la época de la época que siguió a la gran depresión); pero constituía una forma excelente de desplazarse -generalmente de manera gratuita, introduciéndose en los vagones de carga durante una parada o, lo que era mucho peor y fue la causa de numerosas muertes y mutilaciones; en el espacio entre los vagones o sobre el techo de estos- entre poblaciones que inevitablemente contaban con un juke joint o una taberna dispuesta a contratar a un pianista para alegrar la noche del sábado aunque los ingresos no alcanzasen ni para pagar el desplazamiento hasta el siguiente destino.
Tras unos meses en Detroit (“La depresión fue muy dura para los músicos, no había mucho trabajo y se pagaba muy mal. Cuando tocabas en un club cobrabas un dólar y medio a la hora, y podías estar contento si te contrataban...”) vendiendo licor y actuando en clubs, en Chicago fue un habitual de las “House Rent Parties” (fiestas en domicilios privados destinadas a recaudar fondos destinados a pagar el alquiler de la vivienda).



House Rent Party

Alli  conoció y tuvo ocasión de trabajar con otros músicos como  Big Maceo, Memphis Slim, Tampa Red y Big Bill Broonzy.
Más tarde forma pareja artística con la joven vocalista  y artista de vaudeville Ophelia Hoy. Juntos y mezclando la música con números cómicos y de baile llegaron a ser una atracción habitual en el Cotton Club de Indianápolis donde cosecharon éxitos hasta el punto de ser comparados con el dúo Butterbeans-Susie mientras estuvieron revitalizando el formato de pareja en un estilo de blues clásico (el estudioso inglés Paul Oliver llega citar a la pareja como los últimos representantes de ese estilo que fusionaba una incipiente música de blues con los espectáculos de vaudeville) que para la época resultaba un anacronismo. Durante su estancia en el Cotton Club de Indianápolis, (Un local que tomaba su nombre del conocido club de Harlem) tomó contacto con Scrapper Blackwell y Leroy Carr un año antes de que Carr muriese en 1935 y a la edad de 29 a causa de una cirrosis provocada por el alcoholismo, no sin antes marcar con su influencia el estilo de Dupree, sobre todo en su forma de cantar.
 En Detroit, hacia 1935, le presentaron a la leyenda del boxeo Joe Louis lo que le llevó a retomar antiguas aficiones deportivas aprendidas en el gimnasio de Kid Green en Nueva Orleáns e iniciar una carrera en el ring que duraría hasta 1940.
Durante esas épocas y para la población negra, los héroes deportivos y en especial  los boxeadores eran rápidamente elevados al panteón reservado a todos aquellos que podían demostrar la superioridad de la raza negra; por eso no es de extrañar que entre el mundo del boxeo y el del Blues se estableciesen curiosas conexiones y que algunos intentasen fortuna en los dos campos. El de Dupree no fue el único caso, otros músicos como Willie Dixon o Migthy Joe Young también alternaron los guantes con el blues y algunas figuras del boxeo tocaban algún instrumento e incluso llegaron a actuar en público en alguna ocasión, de Joe Louis se cuenta que era un buen armonicista y C. Clay y Joe Frazier ejercieron como vocalistas  ocasionales. Para la población de color los boxeadores de la época que cosechaban éxito y dinero se convirtieron en héroes raciales que a menudo vieron cantadas sus gestas en las letras de numerosos blues ampliando el círculo de las relaciones entre la música negra y el mundillo del cuadrilátero.
Según contaría Jack a Mike Vernon muchos años después, su último aparición entre las cuerdas se celebró en Indinápolis y tuvo como contrincante a Battling Bonzo, al que derrotó por K.O. en el décimo asalto; aunque en alguna ocasión presumió de haber perdido una sola pelea profesional durante toda su carrera, también hay quien afirma que abandonó el boxeo como consecuencia de un asalto mas fuerte de lo habitual que terminó con un doble K.O. sobre la lona. En el 36 participaría en un combate que precedió a otro en el que Joe Louis y Max Schmeling se disputaron el título mundial de los pesos pesados.
 En total dejaría atrás la suma 107 combates, la mayoría de los cuales se realizaron en el circuito semiclandestino de la época donde se boxeaba a menudo con nombres falsos y sin licencia, gracias a los cuales recibiría un premio en el torneo Golden Gloves y un título de campeón de peso ligero ganado en el año 39  o el 40, tras derrotar en Indianápolis al pugilista Bob Montgomery.
El sobrenombre de “Champion Jack”; tomado al parecer como homenaje a Jack Johnson, el primer negro que ostentó el título de campeón de boxeo; le duraría toda su vida.

2.2 Las primeras grabaciones, 1940.

Parece ser que “Champion” Jack Dupree sacrificó su carrera en el boxeo para dedicarse en exclusiva al negocio de la música, y parece ser que uno de los factores determinantes fué que ese mismo año atrajese lo suficiente la atención del crítico y fotógrafo de jazz Duncan Schiedt como para que éste le presentase al productor Lester Melrose  que, rápidamente, le propuso grabar –de paso y al igual que hizo con otros muchos;  aprovechó la ocasión para registrar a su nombre las composiciones de Dupree quedándose con los royalties y pagándole sólo por su trabajo en el estudio-.  El 13 Junio de 1940, en Chicago, realiza sus primeras grabaciones para Okeh. El primero de sus discos en ser editado contenía “Warehouse Man Blues” en la cara A y “Chain Gang Blues” en la B, pero esa sesión tendría como resultado otros tres sencillos, el segundo conteniendo los temas “Black Woman Swing” y “Cabbage Greens No. 1”, el tercero “Gamblin' Man Blues” y “New Low Down Dog” y un cuarto que repetiría una nueva versión de  “Cabbage Greens”  e incluiría  “Angola Blues” (sobre las condiciones de vida en la prisión del mismo nombre) en la cara B. En todas las grabaciones contaría con el bajista; Wilson Swain  y las del segundo disco añaden al guitarrista Bill Gaither (al que no hay que confundir con el cantante sureño de gospel que tiene el mismo nombre y que, por aquellas épocas contaba cuatro años de edad).
 En estas primeras grabaciones la fuerza de un piano rudo  y directo, heredero del barrelhouse y las partes vocales de acento criollo se ven matizadas por una influencia del estilo mas suave y urbano de Tampa Red.  Nuevas sesiones el 23 y el 28 de enero y el 27 noviembre de 1941 dan a luz nuevos discos e incorporan  duetos entre el piano y la guitarra amplificada de Jesse Ellery, unos años antes de que Muddy Waters convirtiese el instrumento en uno de los ingredientes más característicos del blues de la Windy City; Jesse influiría posteriormente en la música de Pete Franklin y algunos otros músicos precursores del blues de Chicago. En 1941 puede darse el gusto de hacer un corto viaje de vuelta a Nueva Orleáns para actuar en el Lincoln Theatre once años después de que abandonase la ciudad en busca de mejor fortuna.
En 1942 es reclutado por la marina de los Estados Unidos donde, mientras recibe la noticia de la muerte de su primera mujer, sirve como cocinero en el Pacífico durante la II Guerra Mundial. Apresado por los japoneses en Java, durante dos años continúa ejerciendo como cocinero para los oficiales japoneses a los que no importaba el color de su piel, sino comer bien. “Champion” Jack Dupree, que durante gran parte de su vida luchó contra el racismo y se sintió una de sus victimas; comía lo mismos que los oficiales (para evitar envenenamientos) y disfrutaba de comodidades inusuales en otros prisioneros de guerra en manos japonesas durante el conflicto. En una época durante la cual, en las bases militares estadounidenses los cautivos alemanes gozaban de más libertad que los reclutas negros, según sus propias palabras “...Tenía una habitación confortable, una botella de coñac al mes, cigarrillos... Era como trabajar en un hotel, pero sin ningún sitio a donde ir”.


Autor: Ramón del Solo
« última modificación: 05 Febrero 2011, 18:58:21 por Azul »

Desconectado Ramón

  • Publico
  • En el Rincon
  • *
  • Mensajes: 176
  • Karma: +0/-0
    • Bluespain
Re:Champion Jack Dupree, por Ramón. 3ª entrega
« Respuesta #1 en: 06 Febrero 2011, 13:56:41 »
Uno de los 78 rpm de Okeh a los que se hace referencia...



¡¡ Quien lo pillara !!