Autor Tema: "El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.  (Leído 2440 veces)

0 Usuarios y 1 Visitante están viendo este tema.

Desconectado Azul

  • Publico
  • Vicioso del Rincon
  • *
  • Mensajes: 5.423
"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« en: 09 Noviembre 2010, 23:13:06 »
El Último Sueño de Muddy

(Autor: Pablinchi)

El Grande del Blues descansaba en su cama de hospital en donde se le había  internado por complicaciones de salud.

Aunque él lo consideraba innecesario ya que según sus palabras “Esas son cosas normales en los viejos como yo”. En realidad se sentía mal, pero  nunca dejaba de bromear con las enfermeras y con las visitas que lograban colarse para verlo.

Hasta llegó a decirle a Scott, su manager, que quería reiniciar cuanto antes la gira en la Florida, que había sido cancelada por culpa de “su maldita dolencia”, como solía decir. “Ni se te ocurra devolver el anticipo de $5.000” le repetía constantemente.

Él sentía que no podía dejar de trabajar, ya que todo se lo debía a sus fans y seguidores  amantes del Blues en todo el mundo, que lo habían convertido en una Leyenda Viviente del género.

Sus familiares y amigos más cercanos, obviamente preocupados, estaban sentados en la salita contigua a la habitación y comentaban entre ellos que la recepción del hospital había colapsado con tantas llamadas y mensajes de apoyo. Su hijo acotaba que el aroma de las flores que habían llegado era intenso y agradable y que se percibía en todo el piso.  El hecho de que otro Gigante del Blues, B.B King, estaba pendiente de la salud de su amigo y compañero, era agradecido de manera sincera.

Es que ¿quién no sentía un enorme respeto por Muddy? A través de su vida fue admirado y hasta idolatrado por los músicos que lo conocieron y que se relacionaron con él en sus bandas, las mismas que se convirtieron en verdaderas escuelas de aprendizaje en las que se todos se “graduaban” para seguir sus propios rumbos en sus respectivas carreras.

Llegó la noche y cenó ligeramente comida de enfermo, aquélla que por su sabor insípido lo ponía de mal humor. Cerró los ojos y divagó por un momento y recordó el pollo frito con patatas que su madre preparaba, hasta le pareció por un extraño momento que el postre que le habían servido, una sencilla gelatina, mezclado con el aroma de las flores, le haya sabido al pastel de cerezas que su abuela preparaba todos los domingos, y que comía junto a sus hermanos después de ir a la iglesia siendo un niño.

Pasaron unos minutos y sintió cansancio en sus ojos y poco a poco se durmió.

De repente en su sueño se mezclaron recuerdos, añoranzas, viejos amores y sucesos  de su larga y agitada vida.

Se vio a sí mismo, como si estuviera frente a una plateada pantalla de cine, con el vigor de su juventud, junto a su vieja mula trabajando bajo un sol canicular en su hogar la plantación Stovall en Mississippi, donde por interminables jornadas dejó su sudor y su alma en la tierra.

Recordó su primer amor y su primer beso casi siendo un niño, aquel beso robado a esa niña de listón rojo en la cabeza, en el patio de la humilde escuela.

De pronto, y como suele suceder en los sueños, se produjo un giro inesperado y comienza a sentir la misma sensación de asombro y perplejidad que experimentó cuando llegó por primera vez a Chicago, la gran metrópoli, con sus miles de autos y grandes rascacielos y gente como hormigas yendo de un lugar a otro. La imagen de su primera guitarra apareció de pronto y se vio a si mismo tocándola por primera vez con un micrófono, de igual manera que aquel tipo en un bar de Arkansas que tanto lo había impresionado , y que se convirtió en su marca de fábrica además de  un suceso trascendental en el desarrollo del Blues y de todo el rollo que vino después.

Sus manos llenas de callos, tanto por el duro trabajo, como por las largas horas de práctica con el instrumento, lucían  como de bronce brillante ante sus ojos, todo esto mientras su “descubridor” y amigo Alan Lomax lo observaba sonriendo. A lo lejos vio como se acercaba un personaje en medio de una planicie, era su alumno y amigo Johnny Winter que se aproximó a él con suma devoción en su mirada. Al llegar lo abrazó, le dio un beso en la frente y le dijo “Johnny, el Blues no tiene color ni raza, el Blues es para quien lo sienta, en tus manos dejo la posta”, el Albino, artífice del Gran regreso de Muddy en los setentas y su fiel compañero en sus últimos años, se alejó con la Nacional en sus manos tocando Cant Be Satisfied , uno de los Grandes temas de su Maestro.

El sueño trascurría y él como presintiendo que sería el ultimo, sus más queridos amigos y familiares se le acercaron para saludarlo, algunos amigos ya se le habían adelantado en la partida, como sus compañeros  Otis Spann y Little Walter. Además se acercaban  amados personajes como su tía Nettie, su madre, la de corazón de oro, su severo padre, al que siempre llamó señor y del cual nunca había recibido un abrazo o un gesto de cariño, sus viejos compañeros Sunnyland y Big Crawford con los que grabo “Gypsy Woman” en el 47, en el inicio de su carrera, sus jefes los hermanos Chess, Willie Dixon su hermano, sus mujeres, las que amó, las madres de sus hijos y las otras, sus compañeras de la noche, las mercenarias del amor, damas que lo idolatraban y que le dieron tanto  placer.

En otro giro, se encontró en un bar del sur de Chicago, un tugurio cerca de los muelles, un antro saturado de humo  de tabaco y con aromas mezclados  de cerveza,  gin y sudor, con atmósfera   obscura y  casi a media luz.

En la barra una variopinta clientela ahogaba en alcohol sus penas, en las mesas parejas discutiendo o amándose con la mirada, mal vivientes, jugadores de dominó, mujeres maduras en busca de acción, prostitutas, traficantes de drogas con sus respectivas clientelas, marineros en su noche libre, en fin, almas con necesidad de sentirse acompañadas y lo que no podía faltar, la Banda de Blues, ubicada en un pequeño escenario .

De repente la música del Jukebox paró, las luces se encendieron, y  los músicos en el tablado  eran sus amigos, sus compañeros de tantos Gigs, que eran para él  más que solo músicos, y que lo acompañaron durante era Dorada, en la que  era el Rey de la ciudad.

En el piano Pinetop, con un gran sombrero y una colorida pluma lucía impaciente por comenzar la tocada. Matt “Guitar“ Murphy discutía con Fred Bellow  acerca de a quién de los dos les coqueteaba la tremenda negra de ojos verdes y gran trasero de la mesa más cercana, mientras Jimmy Cotton reía a carcajadas y les decía “Novatos…  la chica es para mi”. Buddy Guy trataba de calmar a un alcoholizado  Mojo Buford, luego de un incidente con unos marines en una disputa por un juego de dados. “Guarda calma Mojo” le decía mientras que él no paraba de gritarles “Malditos ladrones, a mí no me roba nadie”.

La atmósfera no podía estar más a tono para el Blues, todos los presentes  guardaron un respetuoso silencio, como aguantando la respiración, cuando Muddy se acercó y con la ayuda de Big Mama se sentó en su silla y tomó  su guitarra. Una profunda sensación de gozo lo embargó por estar en ese momento allí para interpretar el Blues como sólo él lo sabe hacer. De inmediato el silencio terminó, la explosión de aplausos fue atronadora, junto a los gritos y palmas de los presentes, para entonces a la cuenta de un one , two three interpretar un descomunal Got my Mojo Working a todo máquina, sintiendo que el piso del bar se venía abajo y la concurrencia enloquecía.

En su sueño Muddy sintió un gran agradecimiento por el hecho de sentirse admirado y presume que su fin se acerca, pero siente la llegada del mismo  de manera serena y confortable, de la manera que supongo se siente cuando uno ha sido un buen tipo y no le debe nada a nadie.

El momento llegó, su sueño terminó y lo que siguió después lo desconozco, supongo que lo que pasa después lo descubriré yo mismo cuando me ocurra. Lo que sí sé y lo que  siento es una profunda admiración por este Gigante del Blues, maestro indiscutible del sonido moderno del género y una  trascendental figura.

El texto del diario que guardo desde entonces escuetamente dice:

Downers Groove USA, (UPI) - A las 2:15 de la mañana en su habitación del Hospital del Buen Samaritano en Illinois falleció McKinley Morganfield, el Legendario Muddy Waters, una de las mayores influencias en la música popular,  a la edad de 68 años.

El Rey del Blues murió mientras dormía.

Este fue su Último sueño.

Pablo Daniel Escobar Wolf
« última modificación: 09 Noviembre 2010, 23:16:31 por Azul »

Desconectado Azul

  • Publico
  • Vicioso del Rincon
  • *
  • Mensajes: 5.423
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #1 en: 09 Noviembre 2010, 23:15:52 »
Muchas gracias a Pablinchi por esta colaboración, tratando de quien trata sin duda a todos nos interesa, y su lectura resulta tremendamente amena.

Gracias !

Desconectado javi_bass

  • Club
  • Vicioso del Rincon
  • ****
  • Mensajes: 2.451
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #2 en: 10 Noviembre 2010, 13:41:40 »
 :icon_alabanza:.... muy bueno... sería bonito repetir la situación... pero con 96 años... por lo menos...

Desconectado Pobas

  • Administrador
  • Vicioso del Rincon
  • *****
  • Mensajes: 4.168
  • Sonny boy II desayunaba Cereales con whisky ???
    • Web personal sobre la armónica de blues
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #3 en: 10 Noviembre 2010, 19:11:33 »
Estupendo, que bonito, si señor, me ha gustado mucho, muchas graciassssssssss..
-- Sabías que Sonny boy II desayunaba Cereales con whisky --

 http://www.armonicablues.com |

Desconectado MuddyBoy

  • Publico
  • En el Rincon
  • *
  • Mensajes: 171
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #4 en: 10 Noviembre 2010, 21:59:54 »
Ufff, me he emocionado, en serio!! Para mi Muddy es un tio muy importante, posiblemente el musico que mas me ha influido como persona!!

Un diez para tu relato tio!! :icon_wink:

Desconectado Gibran

  • Club
  • Vicioso del Rincon
  • ****
  • Mensajes: 612
  • Blues in my sleep.
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #5 en: 11 Noviembre 2010, 00:07:48 »
Uffffff de Diez Pablinchi, me lo guardo te lo juro hermano que se me puso la piel chinita nomas de imaginar la escena donde estan Pinetop, Cotton, Bufford... uff gran homenaje haz hecho al gran Muddy Waters con esto!!!!

Desconectado Pablinchi

  • Club
  • Enganchado al Rincon
  • ****
  • Mensajes: 274
  • Let The Good Times Roll
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #6 en: 11 Noviembre 2010, 02:51:06 »
Gracias Compañeros por sus comentarios, me siento honrado de poder participar con esta
humilde iniciativa , ya que Muddy es casi como de mi familia , siempre lo he dicho .


Saludos y que Viva el Blues !

Desconectado javi_bass

  • Club
  • Vicioso del Rincon
  • ****
  • Mensajes: 2.451
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #7 en: 11 Noviembre 2010, 12:12:24 »
 :icon_happy: eso...

Desconectado cartapacio

  • Club
  • Vicioso del Rincon
  • ****
  • Mensajes: 1.854
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #8 en: 11 Noviembre 2010, 14:13:12 »
Muy bonito y sencillo,gracias.


saludos

Desconectado Coolman

  • Club
  • Vicioso del Rincon
  • ****
  • Mensajes: 724
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #9 en: 12 Noviembre 2010, 13:02:57 »
Felicidades Pablinchi ... impresionante!
Saludos,

Pablo

Desconectado Bondiblues

  • Publico
  • Vicioso del Rincon
  • *
  • Mensajes: 1.728
    • Bondiblues Espacio Sideral
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #10 en: 02 Diciembre 2010, 02:08:20 »
Mu chulon Pablinchi, gracias.
All that glitters is not gold

Desconectado vija

  • Publico
  • Enganchado al Rincon
  • *
  • Mensajes: 313
    • Mi web: una mirada al blues más clásico
Re:"El último sueño de Muddy". Cuento corto por Pablinchi.
« Respuesta #11 en: 09 Diciembre 2010, 21:30:17 »
Un impresionante ser humano, de los pies a la cabeza. El gran Muddy Waters.

No se podría relatar mejor este sueño... me ha encantado!

Enhorabuena Pablinchi  :icon_alabanza: